martes, 2 de diciembre de 2008

Calaverita de azúcar

- Santos y buenos días- dijo la muerte, y ninguno de los presentes la pudo reconocer. ¡Claro!, Venía la parca con su trenza retorcida bajo el sombrero y su mano amarilla en el bolsillo.



- Si no molesto -dijo-, quisiera saber dónde vive la señora Francisca.
- Pues mire- le respondieron, y asomándose a la puerta, un hombre señaló con su dedo rudo de labrador:
- Allá por los matorrales que bate el viento ¿ve? Hay un camino que sube la colina. Arriba hallará la casa.(Fragmento de un Cuento popular)






2 comentarios:

aitana dijo...

Hola!!! tengo interné en mi casa otra vez. me alegra mucho ver vuestro blog. Ya os he enlazado! un beso.

Nere dijo...

¡Que bonito! la verdad es que haceis un trabajo increible.Os mereceis todo lo bueno que os pueda pasar. Mucha suerte. Mil besos y un abrazo grande. Sigan asi.